Nuestra lengua progresa

Hoy voy a hablar de nuestra lengua, el castellano, y de su evolución. Advierto que voy a herir sensiblidades a los más puristas, así que si continúas leyendo esta entrada, te aconsejo que abras tu mente. También advierto a correctores y escritores: a pesar de todo, hay que aplicar las normas siempre.

Para los lectores menos conocedores de la historia de nuestro idioma, resumiré en unas líneas su progresión, aun a riesgo de que un filólogo en ejercicio se escandalice al descubrir que he sintetizado más de dos mil años, en unas frases: en todo el territorio conquistado por los romanos se hablaba latín vulgar con peculiaridades distintas según la zona, y en la península ibérica el latín vulgar se mezcló con las distintas lenguas que existían anteriores a la colonización romana, y después se mezcló con la lengua de los visigodos (bastante menos) y con el árabe, hasta que por fin evolucionó al romance (no voy a hablar de los distintos dialectos, ni del mozárabe, ni de los niveles de influencia de unas y otras lenguas). Y el romance evolucionó al castellano hacia el siglo XIII, y el castellano (de inicio más parecido al romance que al castellano actual) ha evolucionado en los últimos siglos hasta lo que se habla hoy en día.

Desde que los romanos desembarcaron en Ampurias en el 218 a.C. podemos ver cómo ha evolucionado nuestra lengua. Empezamos con las glosas y pasamos por el castellano medieval del Mío Cid y de Garcilaso, al de Pérez-Galdós hace apenas un siglo,  para llegar al de García Márquez en Cien años de soledad, y al de los actuales Andrés Barba, Pérez-Reverte y, a pesar de muchos, al de los SMS. Es cierto que el lenguaje de los SMS no es castellano propiamente dicho, pero tampoco era un idioma el romance hasta que alguien escribió una glosa en ese dialecto.

Hasta hace unos años, el acento diacrítico era obligatorio en todas las palabras que lo llevaran y hoy en día la RAE lo está eliminando, excepto cuando existe riesgo de anfibología (y lo deja a disposición del que escribe o corrige). Antes había muy pocos extranjerismos aceptados por la academia y hoy se aceptan con más regularidad (está ocurriendo lo mismo que cuando el romance se vio afectado por las lenguas colonizadoras, con la diferencia de que en esa época no existía una academia que aceptara o rechazara usos). Los femeninos como presidenta o jueza eran impensables hace pocos años, y el principio de economía del lenguaje está más en auge que nunca y evitamos los desdoblamientos de género aunque sean políticamente correctos.

El idioma no debe ser vapuleado y llenado de voces anglosajonas, contracciones de palabras o desdoblamientos inapropiados. Pero debe estar abierto al cambio para hacernos la escritura y la lectura mucho más sencilla. Es necesario que el idioma sea más preciso (con algunos desdoblamiento y con los anglicismos lo es) y que facilite la comunicación (los SMS y las tildes innecesarias lo hacen). Pero, ¿hasta qué punto?, ¿existirá un futuro castellano sin tildes?, ¿hablaremos dentro de un siglo una mezcla de castellano simple y americanizado?, ¿debemos mantenernos férreos a nuestro idioma sin dejar que evolucione?

Anuncios

Un pensamiento en “Nuestra lengua progresa

  1. Hola, ¿qué tal?

    Opino que el castellano sin tildes ya está en amplios sectores, incluyendo a algunos licenciados universitarios de ciencias sociales y ciencias puras que creen que los números son los que les salvarán, y que una tilde no significa más que una mancha arbitraria que ha caído sobre una vocal.

    El idioma debe evolucionar, pero no por el camino que va: la ignorancia total de la norma incluso en personas que alardean de formación universitaria, másteres y posgrados varios, programas de TV con más influencia que cualquier Autoridad, y jóvenes de pepe (parque y porro) que deforman la pronunciación hasta el punto de confundir la procedencia de su lengua materna.

    Evolución si, pero con cuidado.

    Un placer pasear por tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s