El sexo de la lengua

Ayer el académico Ignacio Bosque hizo público el informe Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer donde llama la atención a las guías de lenguaje no sexista publicadas en los últimos años, lo que ha generado un interesante debate sobre la visibilidad de la mujer en el lenguaje que utilizamos diariamente.

Desde hace unos años, diversas instituciones (universidades, comunidades autónomas, sindicatos) y ciudadanos se han dado cuenta de la importante carga sexista que contiene nuestra lengua y han publicado manuales para intentar mitigar esta discriminación, donde se sugieren usos neutros y desdoblamientos. A tenor de esto, la RAE ha decidido publicar este informe, suscrito por 26 académicos, en el que sostienen que estos manuales recomiendan usos ajenos a las prácticas de los hablantes.

Si bien es cierto que resulta cargante un continuo desdoblamiento, me parece muy importante que los hispanohablantes nos demos cuenta del sexismo implícito en algunas expresiones cotidianas.

Todavía hoy muchas abogadas se llaman abogados a sí mismas, cuando hace tiempo que la RAE aceptó jueza, abogada y otras profesiones en femenino. También resulta chocante escuchar o leer determinadas frases: El hombre dio un importante paso al descubrir la rueda cuando perfectamente se puede decir La humanidad…. Para los que tenemos cierta sensibilidad con lo políticamente correcto, asumimos que al haber un uso neutro es innecesario utilizar el masculino como género no marcado, en algunas ocasiones. Cuando leo en algún sitio, y en según qué contextos, los niños, me pregunto si están hablando de los niños varones o de los niños y las niñas, es inevitable, ya que asumo que si estuvieran hablando de ambos utilizarían otro término como la infancia o el desdoblamiento los niños y las niñas. Es cierto que un desdoblamiento continuo en el lenguaje cotidiano es insostenible, pero por ahora, no me parece exagerado que se tome conciencia de la situación y evitemos algunos usos que fomentan un pensamiento androcéntrico.

Nuestro lenguaje está en constante evolución, la RAE es la encargada de normalizar usos que se extienden en la calle y, para ello, es importante que haya personas involucradas en que cada vez más, tengamos una lengua que nos represente en todos los sentidos. Somos los únicos que tenemos el poder de cambiarlo. Igual que hay expresiones del habla cotidiana que es mejor sustituir por otras políticamente correctas (como hablar del tercer mundo, maricas, retrasados, etc.), también es importante que se tome cierta conciencia y hablar de ciudadanía en lugar de ciudadanos.

Aun con todo, habrá gente, como dice Javier Marías, que piense que “La intromisión en la lengua la vemos como un atentado a la libertad”. No se trata de un tema político, se trata solo de iniciar un interesante debate sobre algunos usos (no todos), y pensar en ello. Resulta interesante que sea una institución que en tres siglos solo ha acogido a siete mujeres (la primera de ellas hace tan solo 32 años), la que se encargue de llamar la atención del uso o las recomendaciones no sexistas del lenguaje que hace parte de la ciudadanía.

Por lo tanto, no es descabellado alertar a los hablantes del castellano de que existen otros usos que visibilizan el género femenino y que, para alcanzar una igualdad real, es necesario evolucionar nuestro lenguaje hacia formas que nos hagan visibles a todos y todas por igual.

Anuncios

2 pensamientos en “El sexo de la lengua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s