La buena literatura y la ficción comercial

En su primer discurso como Premio Nobel (diciembre, 2010), Elogio de la lectura y la ficción, Vargas Llosa hizo una contundente afirmación: que la buena literatura da placer, y crea gente menos manipulable.
Sí, “buena literatura”, dijo. No “literatura” a secas. Eso significa que no es lo mismo leer la saga Crepúsulo que a Roberto Bolaño.

El placer debe ser la primera regla de la buena literatura. Pero la buena literatura debería además hacer reflexionar, remover conciencias y comprometer al lector para que tenga una mentalidad crítica. El libro es el vehículo perfecto para llegar a lectores ávidos de respuestas, de situaciones nuevas, de estética compleja y con ganas de abrir sus mentes y alterar su visión del mundo, de las personas y de los sentimientos.

Desde el principio de los tiempos de la escritura, el ser humano ha buscado la definición exacta de “calidad” en la literatura, y no seré yo la que defina esto. Javier Marías escribió el artículo Mirar lo inadvertido (enero, 2011, EPS) sobre lo que se considera literatura de calidad:

Pero desde hace unos años se reserva el término -y son los propios editores y críticos los primeros en usarlo, tirando piedras contra sus tejados- para las novelas que antes se llamaban meramente “ambiciosas”. Es decir, para las que no tenían como único propósito el de entretener, sino que, además (una cosa no excluía ni excluye la otra), pretendían que el lector viera y conociera el mundo mejor, que quizá pensara en cuestiones en las que normalmente no piensa, que reparara en aspectos de los que por lo general se hace caso omiso (…) Eso es lo que -entre otras cosas- ha hecho la literatura de todos los tiempos, la que ha pervivido, la que aún leemos pese a los años o siglos transcurridos. Mirar lo inadvertido, o lo pasado por alto. Eso hacen Montaigne y Cervantes y Shakespeare, Flaubert y Conrad y Henry James…

Luis Landero habla directamente de la literatura basura: (…) la gran literatura es la que tiene “autoridad moral” y aporta algo más que diversión al lector. Uno no es igual después de leer el Quijote; la literatura destinada solamente a entrentener está domesticada, se le quitan las garras. La literatura meramente de entretenimiento es literatura basura.

Como se recoge en este completo artículo, muchos ni siquiera le otorgan ese exclusivo nombre (el de literatura) y simplemente llaman a esas lecturas “de entretenimiento” (Juan Goytisolo) y que solo el paso del tiempo determina unas y otras. Herralde se acoge a los términos anglosajones que denominan la alta literatura como Ficción literaria, y a la baja como Ficción comercial. Sigue sin ser digna de denominarse literatura. Yo me adscribo a su criterio.

Ignacio Echeverría asume con mucha honestidad la alta literatura y la literatura comercial, y propone calificar a cada una desde su contexto. Julia Navarro no quiere oír hablar de esos conceptos y solo cree en lo que está bien escrito y lo que no, afirmación que agrede al arte en sí mismo, ya que la literatura es mucho más que un texto con las palabras adecuadas. Y además califica de arrogantes a los que determinan la calidad de las obras. Ergo, seré arrogante yo, entiendo, en este pequeño nicho.

Casi todos están de acuerdo en que, lo llamen como lo llamen, alta literatura, ficción literaria, buena literatura, literatura comercial, mala literatura, lecturas entretenidas… existe una clara diferencia, pero es complicado ponerse de acuerdo para llevar de un saco o a otro a cada uno de los autores u obras.

En una época en la que los best sellers mueven el mercado del libro, no está de más recordar que ese tipo de libros están escritos, muy a menudo, bajo recetas y estereotipos. De hecho, hay un interesante y agudo blog en el que te invita a utilizar la aplicación Crea tu propia novela Dan Brown, donde te da argumentos para una novela al estilo del escritor. Pero ni toda la literatura de consumo es de mala calidad ni lo minoritario es ambrosía. Entonces, ¿quién está dotado de autoridad para separar el trigo de la paja? Pues queridos lectores, me temo que nosotros mismos. La calidad literaria es subjetiva, lo que a mí me puede parecer pedante a ti te puede parecer una prosa elegante y de prolífica erudición. Un argumento que a mí me puede resultar conmovedor a otro le puede parecer manido. Lo que a mí me puede parecer una lectura enriquecedora y profunda a otro le puede aburrir sobremanera.

Algunos pensaréis que leer el Quijote (por ejemplo) no te va a aportar mayor o menor criterio literario. Pues en eso yo discrepo: estudié filología hispánica en Madrid y durante la carrera estuve obligada a leer mucho, muchísimo, y de todo eso, muchísimo a regañadientes (entre ellos el Quijote, que pensaba que podría ir pasando sin leerlo, hasta que me di cuenta de que era la base de a la literatura moderna y que no iba a entender nada hasta leerlo). Pero cuando hablo del Quijote no me refiero a ese libro en concreto. Uno no puede llamarse lector y pasar por este mundo leyendo cuentos de princesas,  pasar la juventud con sagas como Crepúsculo y dar el salto a la edad adulta con Los pilares de la tierra. No. En algún momento alguien debe aconsejar a ese joven lector que pruebe con Hermann Hesse, que se adentre en el mundo de Delibes y de ahí ya cogerá tablas para en la adultez leer y entender a Roth, Auster, Neuman, Eugenides, Perec, etc. ¿Por qué? ¿ Y por qué no a Dan Brown, o a Ildefonso Falcones? También. Pero no como única lectura. Es como ir al cine solo a ver megaproducciones de acción de Bruce Willis. Chaval, te estás perdiendo lo importante. ¿Que quieres literatura erótica? Pasa de las 50 sombras de Grey, que está escrito con un lenguaje para adolescentes y cuenta una historia facilona (además puedes leer una de las críticas más divertidas en el blogueo en directo de Norma Jean Mag), y lee La historia de O, seguro que aprendes mucho más de la condición humana y las pasiones.

Uno no sabe a priori si lo que está leyendo es bueno o malo. La editorial te da la pista, el escritor o escritora también. Después, eso sí, hay cuestiones universales que parecen irrefutables: si un libro destinado, por su argumento, al público adulto está escrito en un nivel de lectura para adolescentes y triunfa escandalosamente entre adultos es, cuanto menos, preocupante.

lecturas inapropiadas

En lo que creo que todos estaremos de acuerdo es en que la buena literatura te hace reflexionar y detenerte en cuestiones y valores éticos complejos e imperceptibles (y no porque el autor te “transmita conocimientos” en un entorno histórico de conspiraciones religiosas o masónicas, con personajes cliché y un tepidante ritmo lleno de intrigas históricas y/o eróticas en un sinfín de páginas).

Según un estudio, en España hay entre 8.000 y 45.000 potenciales lectores de alta literatura, datos cuanto menos sospechosos si tenemos en cuenta que contamos con unos 45 millones de habitantes y que la horquilla es inquietante.

También creo que la literatura basura es una literatura de inciación, que tanto a niños como a adultos les puede enganchar al principio, pero que en su avidez lectora deberían evolucionar hacia productos más complejos. Aquello de que una novela tiene que enganchar desde el principio, o en algún momento, está muy bien si buscas el éxito comercial, pero de lo que debes percatarte nada más abrir el libro, en sus tres primera páginas, es si tiene suficiente calidad literaria. Y eso se aprende única y exclusivamente leyendo buena literatura.

Pero oye, que si disfrutas con cualquier otro tipo de lecturas no es en absoluto censurable: que las hamburguesas están muy buenas, pero no está de más reconocer un buen solomillo.

(Artículo actualizado).

Anuncios

2 pensamientos en “La buena literatura y la ficción comercial

  1. Pingback: La buena literatura y la ficción comercial

  2. Pingback: ¿Qué es la buena literatura? » el blog de PsP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s